Réquiem por las Unidades Vecinales de Lima | Sharif Kahatt

14 Septiembre 2015

Réquiem por las Unidades Vecinales de Lima
Por Sharif Kahatt*

“No hagas pequeños planes. No tienen la suficiente magia para hacer arder tu sangre y probablemente por eso no serán realizados. Haz grandes planes, apunta alto con esperanza y trabajo, recordando que un lógico y noble diagrama, una vez hecho, sobrevivirá, y perdurará un largo tiempo después que nos hayamos ido, y se convertirá en algo vivo, consolidándose cada vez con mayor contundencia” Daniel Burnham, Chicago, 1909.

Unidad Vecinal Mirones, Cercado de Lima, 1967. Servicio Aerofotográfico Nacional.

Hoy en día, los conjuntos de vivienda son desarrollados por la inversión privada y auspiciados por el Estado a través de sus programas de crédito preferencial MiVivienda, que si bien reducen la extensa brecha entre la demanda de vivienda popular y su oferta, no construyen ciudad. La gran mayoría de conjuntos de vivienda están construyendo agrupamientos aislados donde buscan “resguardarse” de la urbanidad, y en donde el intercambio social se da en pequeños espacios colectivos tras muros y rejas controladas por vigilantes de seguridad.

La normativa vigente considera aceptable que conjuntos de cientos de familias se desarrollen en áreas cercadas y aisladas del resto de la sociedad. Igualmente, se permite que proyectos de alta densidad se construyan con pocas áreas verdes, calles muy estrechas y mínimos servicios sociales y/o educacionales. Los espacios sociales fundamentales para construir sentido de comunidad, se evaden en proyectos que están perfectamente dentro de la normatividad y en el correcto proceso de urbanización que la ciudad promueve. Pareciera entonces, que entre las normas vigentes del reglamento de edificación, hubiera un objetivo oculto de disolver la urbanidad y la sociedad, y de construir habitaciones sin construir ciudad.

Resulta lamentable haber llegado a los actuales procesos de urbanización auspiciados por el Estado, en una ciudad que alberga en su tejido urbano las ideas de vivienda y formas de urbanización más importantes del siglo XX.

Unidad Vecinal del Rímac.

A pesar de ser poco difundidas en las universidades hoy en día, muchos de los conjuntos y barrios de Lima son producto de la búsqueda de ideales de urbanidad y construcción de una comunidad. En particular, en la segunda mitad del siglo XX, se han producido obras y proyectos de unidades vecinales destacadas, donde se articulan correctamente formas urbanas de vivienda colectiva, espacios públicos, ciudad y territorio.

Desde la aparición de los primeros síntomas de la transformación de Lima a una metrópolis durante la primera mitad del siglo XX como la congestión vehicular, altos índices de densidad habitacional, hacinamiento, falta de servicios básicos en el centro de la ciudad, barrios -dormitorio y suburbios-, los planes de desarrollo urbano y programas de vivienda han buscado el equilibrio social a través de nuevos modelos de urbanización entre los cuales destacan ampliamente las unidades Vecinales de Lima.

En ellas, es crucial entender que las ideas que sustentaron conjuntos como la UV3, Mirones, Palomino y Próceres, entre otros, se centran en encontrar las mejores relaciones entre el espacio público y la vivienda colectiva en una ciudad moderna e igualmente están relacionadas a la creación de las nociones de privacidad y colectividad, elementos claves en cualquier sociedad moderna.

Conjunto Habitacional Palomino, Cercado de Lima, 1976. Servicio Aerofotográfico Nacional.

Las unidades vecinales de Lima y del resto del Perú, al igual que Pedregulho en Río de Janeiro, Presidente Alemán en Ciudad de México y muchos otros conjuntos de vivienda de esta época, fueron proyectadas bajo los ideales de igualdad e integración social, democracia, libertad y vida en comunidad. Por ello, estos proyectos de vivienda intentaron conjugar la vida privada de las familias -al interior de las viviendas- con el espacio urbano -el exterior compartido por la sociedad- y con ello aspirar a lograr la integración social.

En ese sentido, las unidades vecinales de Lima fueron respuestas particulares en tiempo y espacio a la búsqueda del bienestar del sujeto moderno y la voluntad de hacer ciudad dentro del contexto de crecimiento y desborde urbano de Lima. Desgraciadamente, hoy la sociedad en general, y su clase política en particular, han dejado de buscar el desarrollo y la integración ciudadana, y han apostado por la búsqueda del éxito comercial y el desarrollo de la individualidad. Igualmente, el sentido de exclusividad y confort, asociados al bienestar económico, han deformado el sentido de comunidad en la vivienda colectiva y su pertenencia a la ciudad y la sociedad. La arquitectura transforma el presente y le da forma a la ciudad y al territorio. La responsabilidad por la ciudad que estamos construyendo es algo que todos los arquitectos debemos afrontar.

Conjunto Habitacional Santa Cruz. Servicio Aerofotográfico Nacional.

____________________________________________________
*Sharif Kahatt es arquitecto y urbanista por la Universidad Ricardo Palma, Universidad Politécnica de Barcelona (ETSAB) y la Universidad de Harvard (GSD). Ha trabajado en proyectos de arquitectura y urbanismo, y dado clases y conferencias en Perú, Estados Unidos, España, Alemania, y México entre otros países. Desde el 2010 es profesor de Arquitectura en la Pontificia Universidad Católica del Perú y dirige junto a Marta Morelli K+M Arquitectura y Urbanismo.

Publicado en ARKINKA 216 Noviembre de 2013
Ver Resumen de ARKINKA 216 http://issuu.com/revistaarkinka/docs/revista_arkinka_216


Read More...

Paradigmas coincidentes | Humberto Viccina / Jorge Losada

14 Septiembre 2015

Paradigmas coincidentes
Tres bienales temáticas del 2014
Por Humberto Viccina / Jorge Losada*

Las bienales de arquitectura dejan una muestra del estado de la profesión del arquitecto a nivel local o internacional y aquellas que trascienden las fronteras nacionales brindan esa muestra de manera aún más interesante, pues nos permiten comparar la calidad de la arquitectura que se produce en contextos diferentes. Este año, en Latinoamérica, hemos tenido varias bienales, pero nos centraremos en tres: la Bienal Iberoamericana de Arquitectura, celebrada en Rosario; la Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito y la Bienal de Arquitectura Peruana, realizada en Huancayo.

 Casa M, Rosario. Estudio Aire. Obra premiada en la IX Bienal Iberoamericana de Rosario.

Colegio Santa Elena de Piedritas, Talara. Elizabeth Añanos y Carlos Restrepo.
Obra premiada en la IX Bienal Iberoamericana de Rosario.

Como apreciación general, creemos que es importante comentar el espíritu que detectamos en los lemas de cada organización. Se percibe una preocupación por la geografía, el territorio y la ciudad que está hoy muy presente en el discurso del mundo de la arquitectura, destacando a las formas interdisciplinares y participativas en que la arquitectura responde a esos desafíos. Si en la arquitectura existe una idea, un proceso y un producto final, hoy en día se está dando más importancia al segundo elemento en relación al diálogo con otros profesionales, a la participación (y uso) social o público del espacio y a la autosostenibilidad, palabra omnipresente en todo discurso, incluso político, que se usa con frecuencia en la explicación de muchos proyectos de arquitectura como si fuera una novedad en la profesión. Sin embargo, en las obras que se presentan en una conferencia como en las que se premian en las bienales se nos debe permitir aprender del ejemplo de edificios e intervenciones que están conceptualizados con inteligencia y que están pensados de manera coherente hasta en su mínimo detalle constructivo, sin importar que esas obras sean de uso público o privado, o que hayan contado con un pequeño o gran presupuesto. En realidad, los arquitectos sabemos que la participación de profesionales de otras disciplinas y de los mismos usuarios finales en el diseño es importante, pero es el arquitecto quien debe tomar el oficio de gestor y organizador en el proceso para poner finalmente sus capacidades al servicio de un diseño y una construcción de primer nivel.

En la Bienal Iberoamericana de Rosario aplaudimos algunas conferencias que los arquitectos premiados o invitados prepararon con mucho esmero. Algunos de ellos nos hablaban de toda su trayectoria y otros, del carácter social o público de uno de sus proyectos premiados –a veces con demasiado énfasis en el diseño participativo y la función social del proyecto-. Sin embargo, en el conjunto de obras premiadas, podemos ir desde la conceptual Casa M en Rosario del Estudio Aire hasta el Colegio Santa Elena de Piedritas en un  caserío cercano a Talara; es decir, se perciben grandes variables y contrastes. En la primera obra, de gran calidad, si el jurado “premió la arquitectura que mejora la vida colectiva” –como se dice al presentar el panorama de obras-, no es fácil descubrir en qué medida este proyecto logra ese objetivo. Por otro lado, el proyecto del Colegio de Añaños y Restrepo tiene una proyección social y aprovecha los recursos y materiales disponibles para un uso público, pero también posee unos detalles constructivos y acabados que surgen de un trabajo de diseño concienzudo y genuino, pensado también en función del carácter desértico del lugar y su correspondiente clima cálido. Son dos proyectos muy diferentes- un par de ejemplos entre muchos-, pero muy buenos a la vez. Como resultado, fueron premiados por su calidad arquitectónica y lo merecían.

Escuela de Chuquibambilla,Satipo. AMA y Bosch Arquitectos.
Segundo premio internacional Hábitat social y desarrollo en la Bienal de Arquitectura de Quito 2014.

Volviendo a las teorías, criticamos sin embargo el discurso político y social que pretende infiltrase como justificación de un buen diseño arquitectónico y que vemos presente, como hemos dicho, en los lemas o ejes temáticos de estas bienales, en sus conferencias y en las memorias de algunos proyectos. En la Bienal Panamericana de Quito hubo seis categorías y en las referidas al diseño, nos llama la atención la curiosa necesidad de explicar la decisión del jurado en términos como “una vivienda sencilla, alejada de los centros de poder…” con que se justifica el primer premio en Diseño Arquitectónico para la Casa Convento de Enrique Mora Alvarado. También es relevante la importancia que tiene el concurso “Hábitat social y desarrollo”, que la Bienal convocó con alcance mundial, donde se premió una Casa Albergue de Pablo Moreira en la Amazonía ecuatoriana y en segundo lugar a la Escuela de Chuquibambilla de Afonso, Maccaglia y el estudio Bosch, en la Amazonía peruana. Se trata de dos proyectos con un marcado servicio social, pero es cierto también que suponen un trabajo arquitectónico distinto –como la misma intervención de viviendas rurales de Jorge Luis Chávez en Perú, con mención honrosa- a los sofisticados edificios de vivienda en Brasil y Francia, que el jurado también distingue. Finalmente, la Bienal de Arquitectura Peruana tuvo un tema y un lema, también en una adaptación forzada a las tendencias discursivas de moda. El tema era “Arquitectura Sostenible en la Ciudad- Territorio” y el lema “La Arquitectura Peruana frente a los desafíos del cambio climático”, lo cual nos hace deducir la voluntad de valorar la respuesta al clima de la arquitectura en términos de utilización de sistemas pasivos. Siendo muy loable la intención, la premiación de la Bienal corrió por  otras sendas ya que de la última producción presentada solo se pudo destacar las significativas obras del estudio Barclay&Crousse y de David Mutal, quienes merecieron los hexágonos de oro y plata respectivamente. Se trata de dos proyectos de alta calidad pero cuyas significaciones y énfasis proyectuales no tienen que ver directamente con el tema planteado. En este sentido lo que podemos inicialmente preguntarnos es si hay que definir un tema y un lema de confrontación (el tema y el lema figuraban en las bases) o solamente este debe servir para un evento académico paralelo. Por otro lado, viendo el panorama de obras, vemos una gran distancia entre estos proyectos y los otros que reciben solo menciones, como para no dejar en blanco los casilleros en las otras categorías con premios desiertos.

 Lugar de la Memoria, Lima. Barclay&Crousse. Hexágono de Oro en la XVI Bienal de Arquitectura del Perú.
Hotel B, Lima. David Mutal. Hexágono de Plata en la XVI Bienal de Arquitectura del Perú.

El hecho de declarar desiertos varios premios (como el mismo hexágono de cobre) nos vuelve sobre la cruda realidad de una evidente falta de “masa crítica”; es decir, un consistente grupo de obras que juzgar, y en ese caso, muchos premios no podrían tener ningún merecedor. Ante esta situación, tal vez deberíamos preguntarnos sobre cómo organizar una Bienal Peruana; si esta debe tener un carácter internacional o si se debe dejar que libremente se presente cualquier proyecto nacional, sin tener que pagar una cuota de inscripción. Toda bienal es una oportunidad de dar a conocer el “estado de la cuestión” de la arquitectura y con una organización como la que hemos visto (semejante a las anteriores) no es posible lograrlo, y se trata de algo necesario para promover la mejor arquitectura a través del ejemplo. Un aspecto final a considerar sería la subdivisión en categorías con premios escalonados. No puede ser que un buen proyecto en relación al patrimonio esté condenado a ganar como máximo un Hexágono de Plata o un proyecto de Diseño Urbano –no de “planeamiento urbano y urbanismo”-, a ganar como máximo un Hexágono de Cobre; mientras que los investigadores no lo pueden ganar nunca, para no hablar de quienes presentan un proyecto no construido o un proyecto estudiantil (categorías a nuestro juicio fuera de lugar junto con la de ¿“Innovación arquitectónica”?). En ese sentido, sería suficiente que existan solo cuatro categorías y que entre quienes ganen en ellas se escoja un premio mayor -El Hexágono de Oro- que como fue desde el principio, representaría el premio nacional de arquitectura que en Perú no tenemos; premiaríamos así lo realmente mejor de la arquitectura para impulsar hacia arriba la mediocridad en la que se encuentra hoy la producción arquitectónica peruana, tanto de uso público como privado.

____________________________________________________
*Humberto Viccina es arquitecto y profesor del Programa académico de Arquitectura de la Universidad de Piura. Ha realizado una maestría en Arquitectura-Historia, Teoría y Crítica en la Universidad Nacional de Ingeniería de Lima. Es autor de diversos artículos y prepara actualmente un trabajo sobre la situación de la arquitectura contemporánea en Latinoamérica.

Jorge Losada es Doctor Arquitecto por la Universidad de Navarra (España) con especialización en Paisaje y Medio Ambiente. Ha impartido clases en la Universidad de Navarra y actualmente es profesor de Proyectos de la Universidad de Piura. Ha escrito una tesis doctoral sobre proyectos de espacios comerciales y ha escrito diversos artículos. Ha realizado estancias de investigación en la Columbia University (Nueva York), en el Getty Research Institute (Los Angeles), en el Politécnico de Milano (Italia) y en la Helsinki University of Technology (Finlandia).

Publicado en ARKINKA 230 Enero de 2015
Ver Resumen de ARKINKA 230 http://issuu.com/revistaarkinka/docs/revista_arkinka_230


Read More...

FITECA y los proyectos urbanos para La Balanza | Javier Vera

14 Septiembre 2015

FITECA y los proyectos urbanos para La Balanza
Por Javier Vera Cubas1 


Una enorme losa de cemento. Un cerro pelado que se llama Elefante. Al fondo el mar y las luces de la ciudad. Colores, niños. Un poste con cara sonríe. Las rejas de un jardín bailan como notas musicales. Lanchones para la subida y cuellito broster para la bajada. La Balanza es un barrio creativo. 

Como resultado de un largo proceso de interacción entre el arte y la calle, desprovista de elementos formales para darle soporte, del 1 al 7 de mayo del 2001 se realizó la 1era Fiesta Internacional de Teatro en Calles Abiertas (FITECA). Gentes de todas partes en esa losa, al pie de ese cerro, resignificaron una y otra vez el lugar con imaginación e hicieron de esto una tradición que culminó hace días su edición número 14. 

 

Fragmento del proyecto Paseo de la Cultura Fiteca en la av. Puno y posibilidades de apropiación del espacio. 

Para el 2007 ya era necesario extenderse en tiempo y espacio. Que no sea solo en esa losa ni solo en esa semana. Un ‘barrio cultural’ como proyecto integral sostenido a lo largo del año, cuyo momento de celebración sea esa semana y su símbolo esa losa llena de gentes de colores. Que el Elefante se ponga de pie y empiece a bailar. Que los niños vayan a comprar el pan a cuadras de su casa andando en zancos sobre un espacio digno y bello. 

Diferentes colectivos empezaron a sumarse a la iniciativa de grupos locales como La Gran Marcha de los Muñecones y consolidaron la Comunidad Fiteca. Uno es CITIO, conformado en aquel entonces por estudiantes de arquitectura de la UNI, quienes iniciaron un proceso de (des)aprendizaje con miras a poder ser arquitectos de un barrio que se hizo sin participación de este u otro tipo de profesionales. 
En asambleas vecinales, reuniones municipales y derivas urbanas se empezó a hablar de transformar el barrio. La arquitectura es potente porque habla de sueños tangibles: “Solo es cuestión de mover y pintar las piedras”2.

Vista panorámica de La Balanza: la losa del parque Tahuantinsuyo y el Cerro Elefante. 

El proyecto integral que comenzó a armarse fue bautizado como Fitekantropus. El homo-ludens limeño como nuevo paradigma de ciudadano que, respetando la diversidad cultural, se relaciona lúdicamente con su entorno y lo transforma, aun sin apoyo externo. El Fitekantropus estructura un sistema urbano y propone una serie de estrategias y ‘proyectos palanca’. 
Identificado el deseo y la necesidad de estas transformaciones se hizo necesario provocarlas, para lo cual se realizaron acciones detonantes conocidas como ‘Domingos Comunitarios‘, días en los que se ejecutan ‘obras-gestos’ que demuestran que pequeñas intervenciones en el espacio público pueden traducirse en notables mejoras a la calidad de vida de los vecinos. 

Recorrido de convocatoria 1er Domingo Comunitario: proyecto Calle-Jardín en La Juventud. 

El impacto de estas acciones generó que en el 2009 la Municipalidad de Comas contrate a CITIO para desarrollar el proyecto Paseo de la Cultura Fiteca, tarea que se lleva a cabo con un intenso proceso participativo. 

El resultado fue siete cuadras de conexión peatonal entre el Colegio y el Parque Tahuantinsuyo, concebidas como un lugar de recreación, cultura y memoria. Un ‘soporte‘ para una apropiación libre que defina su forma y estética final, mutable en el tiempo. 

Los vecinos gestionaron la obra y en el 2011 el proyecto fue tomado como piloto del programa Trabaja Perú, para su ejecución conjunta entre el Ministerio de Trabajo y la Municipalidad Distrital. Pero empezada la construcción, problemas burocráticos terminaron con el abandono del proceso. Un proyecto armado y aprobado con todos, que el mismísimo Presidente de la República presentó en esa losa, al pie de ese cerro, quedó paralizado. 

Estado anterior del Comedor Popular San Martín y proyecto del nuevo Local Comunal de La Balanza. 

La Comunidad Fiteca siguió trabajando en el 2012 junto con CITIO y el Grupo de Cooperación en Habitabilidad Básica de la ETSAM, gracias a la universidad, para transformar el espacio del Comedor Popular en un nuevo Local Comunal. Tras un nuevo proceso en el que las diferentes organizaciones lograron ponerse de acuerdo, quedó claro que uno de los grandes problemas de nuestra ciudad es la fragmentación social que se traduce en fragmentación espacial y viceversa. El espacio público y la infraestructura pública son, bajo el punto de vista de esta experiencia, las herramientas más potentes que tenemos para poder vivir mejor unos al lado de otros.

En FITECA 2014 se celebró, como la tradición manda, el vaciado del techo del futuro local comunal. Una obra autogestionada que, como otras, podría ser mejor y replicarse si en el Perú los gobiernos, las empresas y las universidades fueran parte de este tipo de iniciativas.

____________________________________________________
1Director de CITIO – Ciudad Transdisciplinar y NN Arkitektos. Coordinador general del Servicio de Recuperación de Espacios Públicos del Programa Barrio Mío - MML
2La calle es la casa de la cultura, poema de Carlos Tapia

Fotografía: archivo fotográfico de CITIO
Render: Eleazar Cuadros

Publicado en ARKINKA 223 Junio de 2014
Ver Resumen de ARKINKA 223 http://issuu.com/revistaarkinka/docs/revista_arkinka_223


Read More...

Réquiem por las Unidades Vecinales de Lima | Sharif Kahatt

Réquiem por las Unidades Vecin...

Paradigmas coincidentes | Humberto Viccina / Jorge Losada

Paradigmas coincidentes Tres b...

FITECA y los proyectos urbanos para La Balanza | Javier Vera

FITECA y los proyectos urbanos...

 

 

Resumen Edición Digital Nº 248

Índice | Edición 248

Editorial

Editorial

Esta edición de ARKINKA versa sobre una actividad a la que, por considerar que tiene una notable importancia educativa, política y social, hemos decidido adjudicarle la mayor parte del número....

Academia

Academia

LA OBRA DE TÍTULO COMO INDAGACIÓN DEL ESPACIO PÚBLICOEscuela de Arquitectura de la Universidad de Talca, ChilePor Blanca Zúñiga DE LA OBRA DE TÍTULO COMO OBRA CONSTRUIDA EN TALCAEn la...

Tablero

Tablero

TRUJILLO: Visiones urbanas desde la arquitecturaExposición Trujillo ComúnPor Adolfo Chávez El crecimiento intensivo de las ciudades del último siglo fue inesperado y sorprendió a quienes manejaban la ciudad, debiendo inventarse...

Taller Sudamérica / S.O.S. CIUDADES

Taller Sudamérica / S.O.S. CIUDADES

ManifiestoPor Marcelo Vila LA CONSTRUCCIÓN DEL PENSAMIENTOConstruir cultura supone una actitud comprometida con el tiempo y el espacio en el cual nos toca vivir. Desde la arquitectura como herramienta, nuestra...

Teórico

Teórico

ESPACIOS EDUCATIVOS EN EL PERÚLa importancia de los enfoques pedagógicos en la arquitectura Por Mayra Vila Nos encontramos en un momento de cambios. La educación es uno de los principales...

Diseño

Diseño

EL PARANGUISMO ILUSTRADOPor Alejandro Hernández ‘PARANGA’ Nunca consideré la idea de ser artista plástico o de dedicarme al arte, ni siquiera cuando ingresé a la Facultad de Arte de la...

Arqueología

Arqueología

DISEÑO FIGURATIVO EN LOS ANDES ANTES DE LOS INCASPor Carlos Guzmán INTRODUCCIÓNEn los Andes se dio uno de los focos autónomos de alta cultura del mundo. Su población solo tuvo...

Portada 248

Síguenos en Facebook

Redes Sociales

Dirección: Camino Real 111 Of. 203, San Isidro, Lima Perú
Teléfonos: (51-1) 221-8380 / 221-6913
E-mail:  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Página web: www.arkinka.net